Más grande que sí mismo es el Ser.
Por ello, su creatividad es infinita como la creatividad del Universo.
Por ello, su capacidad de adaptación y de flexibilidad es infinita, como el Universo.
Por ello, la liberación del Espíritu del Ser Humano es in-imaginable.